El Salvador, un país en vías de desarrollo, en el que se vuelve cada día más protagónico el rol de la mujer en el mejoramiento de las comunidades; el aporte que las mujeres vienen haciendo desde su singularidad como individuos, se hace sentir cada día más en los proyectos de ayuda mutua que ANDA ejecuta, a lo largo y ancho del país;  tal es el caso de la comunidad Santa María Mezquita de Santa Ana, donde su lideresa Dina de Martínez, ha tenido que vencer obstáculos para hacer realidad el anhelo de  todas las familias que durante años venían luchando por tener acceso al agua potable y alcantarillado sanitario.

“Ha sido una gran experiencia” nos comenta doña Dina, quien a sus 68 años de edad como toda una guerrera no duda en madrugar, ponerse los tenis y su peculiar sombrero,  para salir a supervisar los avances de los trabajos de zanjeado e instalación de tubería  de agua potable y aguas negras que desde muy temprano realizan los trabajadores de su comunidad, “si es necesario yo también agarro la piocha y pala o me pongo a jalar tubos” añade, también nos comentó que durante la noche organiza a sus vecinos para cuidar a los trabajadores con la Maquina de ANDA, con este proyecto serán beneficiados alrededor de 300 habitantes de la comunidad.

“Estamos muy agradecidos con ANDA, porque se nos ha dado todo el apoyo, y eso me ha motivado a no detenerme por nada  y aunque a veces me ha tocado andar solita dando vueltas, eso no ha sido un obstáculo, para avanzar en la ejecución del proyecto ya que  tener el agua en una gran bendición”

Doña Dina o la Mamá, como todos sus vecinos le llaman cariñosamente, es un ejemplo de perseverancia y empeño que todos debemos seguir.

ANDA, cree en el importante rol de las mujeres dentro de la sociedad y es así como no duda, en la inclusión social, para llevar los beneficios del agua potable y alcantarillado sanitario a las comunidades más vulnerables del país.