“El motivo por el que se está ejecutando este proyecto es porque se están hundiendo las casas. Queremos agradecerle al presidente de ANDA (Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados) por todos los esfuerzos que se han hecho por mandarnos estas máquinas y arreglar la tubería porque desde ahí se va a acabar el problema de nuestra comunidad”. Esto comentó Salvador Guzmán, habitante de la zona intervenida en la calle Lara de la colonia Harrison, en la ciudad de San Salvador.

El presidente de ANDA, Felipe Rivas, inspeccionó, este viernes, el proyecto de sustitución del colector de aguas residuales en la zona. Los trabajos iniciaron a finales de febrero como respuesta a la solicitud de la población de la zona, porque el antiguo colector, de 60 años de existencia, había terminado su vida útil, generando problemas con el tratamiento de las aguas negras y grises.

“Lo que estamos haciendo es una sustitución de tubería en la calle Lara. Son 105 metros, estamos cambiando tubería de ocho pulgadas. Recordemos que estas tuberías son de 60 años y gracias a la participación ciudadana logramos detectar dónde era que estábamos presentando algunas anormalidades y procedimos a hacer todo el trámite respectivo con el Viceministerio de Transporte, Obras Públicas de manera de poder hacer de manera inmediata la intervención. Aquí recordemos que es una ruta alterna. Pasan más de 16,000 vehículos diarios. No obstante, por los daños a la salud y vivienda era importante hacerlo de manera inmediata”, detalló el funcionario.

Este colector es importante porque recoge las descargas de las viviendas ubicadas en el sur del Área Metropolitana de San Salvador, de lugares como la colonia IVU, Barrio Candelaria, Barrio San Jacinto, Barrio Modelo y sectores aledaños a la calle Lara.

“Vine a hacer una inspección no solo con los trabajadores para ver el avance sino para comunicarme con las familias, porque de verdad las familias están muy agradecidas que se les atendiendo oportunamente. Hay algunas afectaciones, en una vivienda particularmente que la vamos a atender, es un nivel de hundimiento. Todo eso va a quedar completamente resuelto con todo este cambio. Además vamos a dejar tres pozos que van a permitir el monitoreo, inspección y mantenimiento de la obra. Así mismo también el compactado y la carpeta asfáltica de la zona dañada”, agregó el titular.

Para los trabajos la entidad también hace uso de maquinaria pesada y equipo especializado para poder llegar hasta el alcantarillado.

Este proyecto beneficia a más de 240 familias de la zona, directa o indirectamente. Actualmente tiene un avance del 60 por ciento.

El presidente de la autónoma también sostuvo una reunión con los habitantes del sector para solventar cualquier duda sobre los trabajos y atender todas las peticiones referentes a los servicios que presta la institución.

“Si esto se hubiera hundido, ¿quién por nosotros? Ni casa ni calle ni nadie hubiéramos quedado. Así que nosotros les decimos a la gente que haga una espera, si esto no va a ser de todo el año. Ya se van a abrir las calles, se van a componer y todos vamos a quedar felices”, dijo, por su parte, Gladys Cruz, habitante del sector.
De esta manera ANDA continúa trabajando de forma cercana a la población para garantizar su acceso al agua potable y saneamiento.