La Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) se ha mantenido trabajando, pese a la pandemia de COVID-19, en los avances de la rehabilitación de la Planta Potabilizadora Las Pavas, el sistema de distribución más de grande de el país, al cual durante décadas nunca se le dio mantenimiento adecuado, siendo la causa principal de un servicio irregular en el Gran San Salvador.

El presidente de ANDA, Frederick Benítez, asistió este día a un recorrido en Las Pavas, ubicada en San Pablo Tacachico, La Libertad, para verificar los trabajos de rehabilitación, que llevan un 70 % de avance; esto incluye parte de la obra civil y áreas de tratamiento para el agua cruda.

Con la rehabilitación y el adecuado funcionamiento de la planta, la producción del agua potable se duplicará, pasando de 1.6 m3 por segundo a un aproximado de 3.0 m3 por segundo, beneficiando a 1.5 millones de salvadoreños.

Simultáneamente, se están sustituyendo los toldos en el reservorio, así como cambio de filtros, colocación de mamparas, equipos de barrido y succión de lodo.

Desde que la rehabilitación inició, la institución ha implementando para sus usuarios un plan de contingencia por las reparaciones que llevan a cabo. Este contempla la rehabilitación y perforación de pozos, distribución de agua embotellada y camiones cisterna para que a las familias de las zonas afectadas no les falte el agua. Este plan de contingencia continuará hasta que finalice la rehabilitación de Las Pavas.