En la Comunidad Los Olivos sector 3 de San Martín, reside Gloria Calles, quien es una mujer de 39 años que todos los días sale a buscar el sustento diario para sus dos hijos, “ser madre soltera no ha sido fácil” expresó, para ella el proyecto de alcantarillado sanitario en su comunidad, que la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) ejecuta bajo la modalidad de ayuda mutua, ha cambiado su vida radicalmente, nos contó que anteriormente debía sacar con un balde todos los día de su casa las aguas grises, debido a que unos vecinos le obstruyeron la salida de estas, lo que ocasionaba en su hogar proliferación de zancudos, moscas y cucarachas, que traía consigo muchas enfermedades para ella y sus hijos, además que el espacio de su casa es demasiado pequeño para estar construyendo letrinas de hoyo. “Ya no tenía más espacio para otra letrina” comentó, Gloria.
Gloria, no dudó en apoyar con su esfuerzo físico tomando pala y piocha en este proyecto de ayuda mutua, “Yo no tengo la capacidad económica de pagar un mozo, pero eso no me detiene porque gracias a Dios tengo fuerzas y puedo trabajar”.
Los beneficios en la salud y el cambio de vida de las personas que no contaban con el saneamiento básico son incalculables, la OMS afirma que las comunidades que incorporan el saneamiento se vuelven más productivas y saludables.
107 Familias de la comunidad Los Olivos sector 3 son los beneficiados con esta obra, Don Oscar Bautista, Presidente de la Comunidad nos comentó que este proyecto ha unido más como familia a cada uno de los miembros de su comunidad, quien expresó sentirse satisfecho de estar trabajando juntos y unidos con ANDA; y a la vez invita a otras comunidades que no cuentan con los servicios que la autónoma brinda, a acercase a la Institución para realizar sus proyectos.
La ANDA lucha incansablemente para que cada día más salvadoreños cuenten con los servicios de agua potable y alcantarillado sanitario, los proyectos de ayuda mutua son claves para que de la mano con las comunidades, estos proyectos se concreten y no solamente mejoren sus condiciones de vida material; sino también unan los lazos de amistad y solidaridad entre las familias y comunidades salvadoreñas.