No importa el cansancio, sino las grandes ganas de contar con el agua potable, ese es el deseo que conmueve a don Fito Martinez a llegar de su trabajo, e inmediatamente cambiarse de ropa y con pala y piocha en mano se incorpora a las decenas de personas entre hombres y mujeres de todas las edades de su comunidad que con mucha alegría y entusiasmo trabajan después de la jornada laboral, excavar, aterrar y compactar como parte de los aportes de su comunidad en el “Proyecto de Introducción de 50 servicios domiciliares de agua potable en la Comunidad Los Angeles de San Marcos”
“Será un respiro a mi bolsillo” dijo don Fito suspirando, ya que nos comentó que gasta un promedio de $7.50 semanales comprando 5 barriladas de agua para el consumo en su hogar, “hoy ya ese pistillo podremos ocuparlo para comida”, similar es la situación de Norma de Molina quien también se ha incorporado en las actividades de campo así como muchas otras mujeres de su comunidad, al respecto nos comentó: “ las mujeres nos sentimos dichosas de estar aportando en esta obra, no nos importa trabajar hasta las 11:00 ó 12:00 de la noche y al siguiente día madrugar para preparar a los cipotes para la escuela, sabemos que vale la pena el sacrificio”
Bajo un monto de $35,460.97, son alrededor de 1,200 metros de tubería de PVC las que se instalarán en la ejecución de este proyecto, realizado bajo la modalidad de ayuda mutua, La Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados, de la mano con la comunidad, demuestra una vez más que es posible unidos ANDA/Comunidad cumplir el compromiso del gobierno central al pueblo salvadoreño de acercar el agua potable a las comunidades menos favorecidas.