En el marco del derecho humano al agua y al saneamiento, este viernes se recibe la donación de la República Popular China de 10 camiones cisterna (pipas), gracias a las gestiones realizadas por el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén.

Los camiones cisterna fueron recibidos por empleados de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), entregados por el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén; y la embajadora de la República Popular China, Ou Jianhong, acompañados por el titular de ANDA, Felipe Rivas, y otras autoridades. Permitirán reforzar el plan de contingencia que ha desplegado la autónoma con el fin de atender zonas donde el suministro de agua potable es deficiente por encontrarse al final de la red y en zonas altas.

“Esta acción se inscribe en el intenso trabajo que ha realizado mi Gobierno en un tema crucial para la vida y el bienestar de El Salvador”, mencionó el mandatario.

“Es una tarea titánica en la que hemos dado pasos importantes para garantizar el suministro de este vital recurso. Los vehículos donados tienen un valor superior a los 920 mil dólares y reforzarán las capacidades de abastecimiento para atender los sectores críticos, población vulnerable, especialmente de la zona metropolitana de San Salvador y emergencia por fallas en la red”, añadió el gobernante.

Simultáneamente, ANDA continúa trabajando en el fortalecimiento del suministro a través de la perforación de 36 nuevos pozos que benefician a más de 500 mil usuarios a nivel nacional, al mismo tiempo avanza en la ejecución de proyectos estratégicos como la rehabilitación de la planta potabilizadora Las Pavas, que beneficiará a más de 1.5 millones de usuarios del Gran San Salvador.

Recientemente, la institución adquirió también, seis nuevos camiones que ya han sido destinados para labores de mantenimiento y que posibilitan mayor efectividad en los tiempos de respuesta a los reportes ciudadanos.

La donación de estos nuevos camiones cisternas se convierten en soporte clave y oportuno brindado por la República Popular China a nuestro país, el cual se enmarca dentro del Programa Bilateral de Cooperación entre ambas naciones, y que por un monto de US $150 millones, es el principal mecanismo de intercambio entre nuestros pueblos durante los próximos tres años.
“El pueblo chino comparte los mismos anhelos que los salvadoreños por procurar el desarrollo nacional y la vida prospera. En el pasado, en China, se sufrió la escasez por agua y electricidad y hasta ahora parte del pueblo todavía está luchando por superar las dificultades en este aspecto. Por lo que comprendemos mejor que nadie la necesidad ansiosa de los servicios públicos básicos”, concluyó, por su parte, la embajadora de la República Popular China.